lunes, 17 de julio de 2017

Mi visión de la travesía Tabarca 2017




Pues llegó el gran día en el que volvía a una gran competición.
Para mi  la travesía Tabarca- Santa Pola es una competición de las grandes.
Desde el IM de Mallorca había hecho algunas carreras y yo me emociono siempre que me pongo un dorsal pero hay que reconocer que algunas competiciones tienen un nivel y unos medios superiores; y para mi esta travesía tiene un alto nivel.

En los dos últimos meses me había preparado específicamente para esta prueba y había disfrutado mucho. Había conseguido recuperar la alegría en el agua y encontrarme fuerte y positivo tanto física como mentalmente. Yo creo que en todos los periodos en los que estás entrenándote para  una carrera hay un momento en el que te sientes preparado y empiezas a pensar que lo puedes hacer bien; llega un punto en el que crees en ti.

Esta vez lo volví a experimentar unas semanas antes de la travesía y es un sentimiento muy bueno y lo que da sentido a los madrugones, el cansancio, las agujetas, los entrenamientos… Para mi, lo mejor de hacer estas grandes pruebas es plantarte en la meta con esa fuerza y esas ganas para hacerlo bien. Y creyendo en ti.


Yo me planté en Santa Pola a las 5:50 am con muchas ganas de hacer una buena travesía y bajar de 2 horas. El ambiente era buenísimo y enseguida me empecé a encontrar con un montón de gente.

Esta vez volví comer pasta el día antes. En las últimas pruebas había comido garbanzos y alubias pero entre el calor y el poco tiempo libre que tuve el sábado me hice un platazo de tallarines carbonara y me guardé unos poco tallarines para mezclarlos con la ensalada de la noche.

Despertador a las 4:30 y desayuno de café con tostadas de mermelada, acompañadas del nuevo disco de Jason Isbell and 400 Unit!!! así se empiezan los grandes día.

Aparqué cerca de la meta y me pegué un paseito de 15 minutos hasta la zona de recogida de los dorsales. Todavía era de noche cuando aparqué y no se oía nada. Fui andando por el paseo y noté que me encontraba muy relajado ... pero con unas ganas locas de que echarme al agua y nadar!! Me fui encontrando con gente ya desde el paseo...

Recogí la bolsa con el el gorro, y la boya y dejé mi bolsa para la meta. Seguí saludando a gente y me metí en la tabarquera con Jorge e Iván. Llegar a Tabarca al amanecer era uno de los recuerdos más chulos que tenía de esta travesía en 2013 y esta vez fue parecido. Nada más bajar de la tabarquera perdí a mis compis así que fui a mi bola. Me puse la boya y la vaselina. Dejé la bolsa y me tiré al mar a calentar. Debía nadar solo unos 5 minutos pero lo hice a tope con la idea de calentar bien.

En seguida nos sacaron del agua y nos metieron en la zona de salida. Ahí me encontré con Fede y esperamos juntos a la salida. Que alegría compartir con él esos minutos tan emocionantes!

Dieron la salida y me empecé a agobiar con los empujones y codazos así que me fui andando hacia un lateral y metí en el agua alejándome de todos. El agua parecía estar muy tranquila pero no cabíamos todos!!! Me fui alejando hacia mi izquierda para evitar los golpes y los tapones y encontré mi hueco poco a poco. Mirad que pasada de fotos en la salida:


Me había programado el reloj para que me avisara cada 500 metros y si quería bajar de las 2h tenía que hacer cada parcial por debajo de los 10 minutos. Con los ritmos que había estando entrenando en la piscina pensaba que lo podía hacer de sobra y quería hacer cada parcial en 9:10. Tampoco quería obsesionarme con los tiempos pero si quería ir al tanto.

Pasé el primer parcial de 500 metros en 9:21 y pensé que las cosas iban bien.
Ya había cogido mi ritmo y empecé a respirar cada 4 y cada 3 brazadas. Había entrenado esto con Mika y por mi cuenta con la idea de mantener el cuerpo recto en el mar. Hice los siguientes 500 metros así y cuando pitó el reloj vi que los había hecho en 10:21...  me desanimé un poco porque pensé que estaba nadando bien y fuerte. Así que decidí volver a respirar cada 3 brazadas y subir un poco el ritmo pero ya me di cuenta de que el mar había empezado a moverse. Empecé a notar algunos saltos y que me alejaba del resto de nadadores. Pitó pero el reloj y vi que el parcial había sido casi igual. Estaba nadando fuerte y adelantado a gente todo el rato pero creí que no podía ir más rápido y aguantar los 4,5 km que me faltaban aún.

Así que decidí nadar lo mejor posible, manteniendo la tensión y la fuerza pero no más rápido porque sabía que no acabaría. Me siguieron saliendo parciales de 10: 30 aproximadamente.
En el km 3 había un barco con avituallamiento pero yo decidí no parar. Me había llevado un gel por si acaso pero me encontraba bien.

A partir del km 3,5 noté mucho las olas y los golpes del mar. Me sentí raro porque estaba dándole fuerte pero ningún parcial bajaba de los 10 minutos. Me concentré en mover bien las piernas, estirarme bien, volví a respirar cada 4 y 3 brazadas...  y seguía adelantado a gente.

Pasé el km 5 y noté que estaba muy cansado pero que había encontrado mi ritmo. Todos los parciales habían sido parecidos pero yo ya estaba con el piloto automático y sabía que ese último kilómetro lo tenía que hacer como fuera pero bien. Empecé a ver la costa y muchas más boyas.

El agua se volvió mucho más turbia y eso me no me gustó nada. Fue como si se hiciera medio de noche, como perder la referencia de las baldosas del suelo cuando corres... Y Dios mío qué largo se me hizo ese último kilómetro!!! Veía las urbanizaciones de la costa pero siempre igual de lejos...

Últimos 500 metros y la playa sigue pareciendo igual de lejos.
Empiezo a notar esa respiración desesperada por el cansancio y las ganas de acabar.
Así que me digo a mi mismo "dale a tope para acabar de una vez" .
Busco el mayor cadencia en los pies y la menor en los brazos para estirarme lo máximo posible. Me arden los dorsales y el hombro izquierdo, los gemelos... y las urbanizaciones no se acercan... pero sigo y sigo. El fondo está tan turbio que no tengo ni idea de lo rápido o lento que voy... pero sigo

Y entonces empiezo a ver gente que se pone de pie.
Están un poco lejos aún pero no pueden quedar más de 100 metros. Y sigo. Me arden los gemelos, los hombros, los dorsales y cada 3 brazadas respiro casi como un tenista con cada golpe.... y de repente veo que las personas de mi alrededor están de pie.

Me pongo de pie y le choco la mano al tío que tengo al lado.
Nos damos la enhorabuena y los dos decimos a la vez "joder, vaya mareo"... así que nos reímos y salimos dando saltos del agua. Miro el reloj y lo paro en 2h 6 minutos 57 segundos. Se me va un poco de la sonrisa de la cara y le choco la mano a la gente de la orilla y los nadadores que entramos a la vez. Cruzo la meta y levanto los brazos. Cada meta hay que celebrarla y yo siempre lo hago con los brazos en alto

Entrego mi chip y mi boya y me quedo un rato debajo de una de las duchas pensando "¿que ha pasado macho? con lo bien que has entrenado....". Subo las escaleras hacia la carpa y tengo la sensación de que me voy a caer así que me siento en una silla y fijo la mirada en un cartel de Coca-cola.... y me funciona. En unos minutos me levanto y voy directo a por la Coca-cola y la sandía que entrar de maravilla!!!

Empiezo a encontrarme con gente y todo el mundo dice que lo pasado mal con el mar. Eso me consuela un poco al menos. Cada uno tenía su objetivo.... pero lo importante es que todos estamos en Santa Pola tomando sandía!! Enhorabuena a todos!!! Y enhorabuena a la organización!!! Da gusto ir a esta travesía. Para esta travesía es una gran competición en parte porque te lo hacen sentir en cada momento. Desde que recoges del dorsal hasta que sales de la carpa de la meta notas que estás en una super prueba y eso solo no notas en los maratones, en los IM y en las carreras Kult






No cumplido en la primera de las 3 pruebas de mi reto de 9h pero creo que aún tengo margen para hacer dos maratones en 6:50 minutos



Y ahora a pensar en el maratón Berlín!!
Seguimos!
No hay tiempo para soñar
No time for dreaming



domingo, 2 de julio de 2017

9 horas: mi nuevo reto en 3 pruebas

Soy un tío con suerte.
Siempre lo digo porque lo pienso y lo tengo claro.
Pero es que estos últimos meses he tenido una suerte especialmente buena y lo que había pensado que sería un año tranquilo ha dado un giro radical.
En Noviembre recibí la noticia de que me había tocado un dorsal para el maratón de Berlín y me llevé una buena alegría. En seguida me vi preparando ese maratón en verano...

Pero es que en Febrero recibí otra buena noticia: estaba dentro de los que les había tocado
dorsal para la travesía de Tabarca en Julio!!!



Y en la primera semana de Marzo la super noticia: Un dorsal para el maratón de New York!!!!

Me inscribí en el sorteo de NY el último día pensando en que cuando llevase 5 años seguidos sin salir agraciado en el sorteo entraría directamente... pero no!!!

Así que se me aprieta y calienta bien el calendario!!

Mi primer objetivo era hacer un buen maratón en Berlín. Quiero mejorar mi marca de 3h:13 y bajar de 3:10.... idealmente de 3h:08. Sé lo difícil que es pero también creo que puedo y esa es la combinación perfecta para entrenar a tope.

En la travesía de Tabarca me gustaría bajar de 2 horas. Son 6000 metros y también me veo capaz. He vuelto a nadar un par de veces por semana y he hecho una tanda de 5 clases de técnica con Micka, mi antiguo profesor de natación. Disfruto mucho nadando y desde Mayo estoy preparándome específicamente para bajar de 2 horas.

Así que 2h en Tabarca, 3:10 en Berlín.... y luego un maratón de turismo sin exigencias en NY podría estar bien. Hacer las dos maratones en menos de 7 horas entre ambos tiempos y las 2h de la travesía deberían sumar menos de 9 horas.

Nueve horas y unos meses entrenando me estimulan mucho.
Este año pensaba que no haría nada especial después de dos años de entrenamiento para cada Ironman pero de repente la suerte se ha puesto de mi parte!!

Acabo de cumplir 40 años y esto ha supuesto un pequeño punto de inflexión. Me encuentro más feliz que nunca pero ahora veo muchas cosas de otra manera. Por desgracia tengo algunos amigos no han llegado hasta este cumpleaños y eso siempre me hace ser consciente de la suerte que tenemos los demás por estar bien, sanos y tan activos.

Además, la muerte de dos músicos en una misma semana me impactaron profundamente.
A mediados de Mayo se suicidó Chris Cornell, cantante de Soundgarden y Audioslave. Sin duda una de las mejores voces de la historia del Rock; un tipo con miles de problemas, que tras superar sus adicciones y sus traumas, formar una familia, tener un pastizal en el banco decidió ahorcarse en la habitación de un hotel de Detroit después de un concierto. El suicidio siempre me ha impactado mucho y este caso más, sin cabe. No me puedo imaginar que demonios le pasó y me agobia que a cualquiera sin todo lo que él consiguió lo pueda hacer. Pero aún así, gracias Chris por tantas canciones tan tan buenas!!!


Y la semana siguiente falleció en su casa de Macon, Georgia, Gregg Allman. Si habéis leído de vez en cuando mi blog habréis visto que he puesto muchas canciones de los Allman Brothers porque son uno de mis grupos favoritos. Desde que escuché el disco Hittin´ the Note, hace la torta de años, no dejé de admirarlos.... y escuchar todos sus discos y directos hasta la obsesión. Nunca falta alguna canción en mi coche, iPod, iPad o cualquier chisme que reproduzca música. Me han acompañado en casi todos los momentos buenos y malos de estos últimos 15 años.... Gregg Allman debía ser el típico rockero que pasó sus años rebeldes de adicciones, 6 matrimonios (el primero con Cher), enfermedades.... pero siempre fue un músico excepcional. Y cuando la juerga pasó se quedó como un gran músico, lleno de tatuajes, un transplante hepático y 200 conciertos al año. Estos tipos mueren pero su música no y, además, no deja de ser admirada.


Así que tengo una buena banda sonora para estos meses. No cambia mucho a la de siempre, pero ahora la escucho más motivado y me dan que pensar más.

Y empezamos el domingo que viene ya con la travesía Tabarca-Santa Pola!!!!
Me encanta nadar.
En algún momento en estos últimos 5 años me he dado cuenta de que disfruto mucho nadando, con la sensación de deslizarme en el agua, flotar... y también con el sufrimiento en los entrenamientos duros. Y me gusta mucho. En estos dos últimos meses he nadado 3 días a la semana y me encuentro muy animado con vistas a esta travesía, que es la más larga que he hecho nunca. En 2013 la hice y tengo un recuerdo muy especial (crónica aquí). El año pasado tuvimos que nadar en Playa Lisa por el oleaje pero espero que este año no haya problemas. Mirad que vídeo más chulo:



Así que allá vamos: a por la primera parada de las tres pruebas que tengo por delante!!! Empezamos a descontar de las 9 horas.


miércoles, 21 de junio de 2017

Toma buen fin de semana!!!

El fin de semana antes de las hogueras fue bastante especial, me lo pasé engrande y me apetece compartirlo.

Además, el fin de semana anterior publiqué mi queja por la mala organización en la travesía Tabarca-Alicante en la que casi la mitad de los participantes fueron obligados a abandonar por culpa de un retraso de más de hora y media en la salida por un error de la organización. A un buen amigo que había estado 8 meses preparándose le sacaron en el km 18... a solo falta de 3!! Yo creo que esto es una falta de respeto y consideración a los deportistas que no se puede tolerar.

Sin embargo, este fin de semana he participado en dos pruebas diferentes y me lo he pasado en grande. No voy a ocultar que tengo buenos amigos en ambas organizaciones pero para mi las pruebas han estado fenomenal.

El sábado participé con Wipi en los 10k nocturnos de San Juan de Kult Race.
Recogí los dorsales por la mañana en Ciclos Boyer y escogí las tallas de camisetas que me dio la gana.... además de echarme una buenas risas con Big Mike!! Por la noche aparcamos sin problemas y flipamos con el ambiente pre-carrera: 500 y pico corredores, un montón de equipaciones de clubs, buena música... ambientazo!!! Y como siempre Big Mike montando el espectáculo en la salida!!!


Yo no sé si es muy difícil organizar una carrera pero mis amigos de Kult hacen que parezca fácil porque montan un fiestón de los buenos. Me puse bastante adelante con Wipi y me dijo que estaba poniéndose nerviosa de ver el ambiente. Esta volvimos a ir con la equipación de A To Trapo!

Cuenta atrás y salida!!
Salida puntual y con la música a tope!! 

El recorrido era de dos vueltas. Nuestro objetivo era bajar de 49 minutos y corrimos con bastante cabeza pero buen ritmo. Nos tuvimos que esquivar a casi gente y en seguida pudimos correr bien. Dimos la primera vuelta en 23 minutos y medio así que íbamos bien. Yo empecé a darme cuenta de que no llevábamos casi ninguna chica delante pero no le quise meter presión a Wipi. Aún así varias personas le dijeron que iba la cuarta o la quinta.


La segunda vuelta fuimos muy constantes y pudimos mantener la media. En los últimos 3 km llevábamos delante a una chica de verde a la que pensamos que no podríamos adelantar pero en el último km se quedó atrás. Hicimos el último km a tope y eso que era cuesta arriba!!! En los últimos 200 metros ya veíamos el reloj de la meta y pudimos ver el 46.... y Wipi siguió apretando y apretando para entrar en 46 min y 50 segundos!!!! 

Y Big Mike de rodillas chocándonos la mano y chillando "¡¡¡BIENVENIDOS A CASA!!!!"



Wipi abrazando a la chica que solo pudimos adelantar en el último km.


Y de ahí a re-hidratarnos bien en el post-meta.
Yo me puse fino de cacahuetes, coca y aquarius.
Como siempre en las carreras Kult, barra libre y muchos voluntarios y muy serviciales; nada de una bolsita con algo de agua y listos....

Total, que llegamos a casa pasadas las once de la noche.
Y al día siguiente despertador a las 8 y desayuno deluxe:

Seguro que como planificación deportiva es un horror y un error hacer dos pruebas en tan pocas horas pero es que la travesía salía a 200 metros de mi casa... para una vez que puedo ir a una cosa en chanclas!!!! Yo vivo detrás de estos edificios que salen en las fotos de la organización!!
El domingo el mar estaba como un plato y totalmente transparente.
Aproveché para calentar bien, ponerme crema y soltar bien los brazos.
El ambiente era buenísimo y me encantó encontrarme con tanta gente conocida.
Hacía un calor considerable y me bebí un bidón de agua con sales 20 minutos antes de la salida.

Salimos los 300 y pico inscritos de golpe así que yo me eché a un lado y salí de los últimos para evitar golpes; y me funcionó! Desde el principio pude nadar bastante bien y sin agobios.

Encontré mi ritmo bien y la verdad que disfruté un montón nadando durante toda la prueba.
Y es que el día era perfecto, sino mirad esta foto de la organización:

Yo vi bastante kayaks avisando a la gente que nos desviábamos y también para ver que diésemos bien el giro. No me llevé ningún golpe tampoco....
En este último mes he hecho 5 clases particulares con mi profesor Mika en la piscina del Stadio. Me ha ayudado mucho a mejorar la técnica y creo que ha conseguido que sea algo más eficaz en el agua. Desde el principio traté de hacer todas las cosas que me había dicho Mika: estirarme al máximo, levantar el codo y esperar, mantener tensa la cadera, apujar fuerte con las manos ... bueno, hice lo que pude realmente pero me encontré bien y nadé bien.

Me salieron 1870 metros y acabé poco más de 33 minutos, lo que supone una media de 1:44 min los 100 metros. Estoy muy contento con la marca y ojalá pueda mantener esa media en la Travesía de Santa Pola!

Y mirad que fotos tan buenas de la llegada a la playa!!!!




Nada más salir le di la enhorabuena a mi amigo Franklin por la organización.
Otra vez un buen postmeta, barra libre y buen rollo.


Así que un fin de semana de lujo.
Un fin de semana de los buenos gracias a dos buenas organizaciones. ... y a los abuelos que se quedaron el sábado noche con los enanos!!!

Yo no sé como de difícil es organizar estas pruebas (y doy por hecho que lo és) pero Kult Race y RC7 parecieron que era fácil. Posiblemente porque no olvidaron que los más importante son los deportistas y eso es lo que hay que priorizar. Alicante debería ser una ciudad referente para pruebas deportivas por clima, localización, infrastructuras, clubs deportivos, afición... pero lo cierto es que casi no tenemos pruebas de nivel.... y pocas pruebas decentes.  Pero este fin de semana lo pasé en grande!!!

Y ahora a por la travesía de Tabarca el 9 de Julio!

viernes, 26 de mayo de 2017

10K Alicante

Por fin consiguí participar en algunas de las pruebas de Alicante Running, la iniciativa de la Diputación de Alicante para organizar y/o promocionar algunas de las carreras de nuestra ciudad. Los últimos años siempre me había coincidido con algo y nunca había participado. Además, había leído críticas tan horrorosas de la Media Maratón que reconozco que no me hacía mucha ilusión participar; pero Alicante es mi ciudad y si me cojo el coche cada año para hace la media de Santa Pola y otras carreras de la provincia como no participar en las pruebas de aquí.

Además, este año iba a hacer de liebre de Wipi en los 10k y eso era todo un aliciente.
Cogí los dorsales el sábado por la mañana y la feria del corredor me pareció un horror. Feria por llamarlo de alguna manera porque cuatro carpas chuchurrías y la mayoría de publicidad de la Diputación o chorradas como las pruebas de esfuerzo o suplementos de colágeno me dieron más pena que otra cosa. Menos mal que esta Sonia en la única carpa de una tienda de deporte: Urban Running. Si si, la única. Fui a las 10:30 de la mañana y caía una chicharrina de espanto.... porque habrían puesto la salida a las 9:30 am??? Yo solo pensaba, ¿pero es que estos tíos no viven en Alicante??

Además, me llevé la sorpresa de que la carrera de 10km tenía 10,500 metros... otra sorpresa más.

Pero bueno, al día siguiente nos plantamos en Alicante. Todo el tráfico de entrada en Alicante desde la playa de San Juan estaba cortado salvo la entrada por Alfonso el Sabio donde había un policía que en lugar de facilitar el paso estaba haciendo quién sabe que... total que el atasco era como de 1 km. Conseguimos llegar cerca de la Plaza de los Luceros pero estaba todo cortado y me metí por una calle en dirección contraria para aparcar. Salimos corriendo y llegamos a la salida a las 9:15, casi 40 minutos después de salir de nuestra casa.

En la salida había un ambientazo espectacular pero no nos entretuvimos mucho y nos metimos en el cajón de salida. No entiendo porque nos pusieron a los de 10k y media maratón juntos... pero ahí estábamos todos bien apretados y bien calentitos porque el sol pegaba de lo lindo ya.

Y Pam!!! Salida!!! Ni speaker ni música ni nada....
2000 personas saliendo en tropel no es lo ideal pero, bueno, nosotros solo queríamos correr y pasar un buen rato. Y así fue.
Pasamos 2k esquivando gente hasta hacernos un hueco para poder correr bien y a partir de ahí llevamos nuestro ritmo. A mi me gustó mucho el recorrido. Pasamos por parte del centro de Alicante, con pocas cuestas y buen ambiente.

La parte más dura fue al dejar la plaza del mar para subir un poco de la cantera. Más o menos por aquí... pero nosotros íbamos lanzados... mirad, mirad:

Era el km 7 y ahí subir un poco de cuesta con todo el sol en la espalda se hizo un poco duro. Pero aún así aguantamos bien y después bajamos a buen ritmo. Casi llegando a la Explanada me pitó el reloj marcando el km 10; miré el reloj y vi que llevábamos 48 minutos y poco así que íbamos muy bien. Aún así seguí apretando y aminando a Wipi para acabar a tope... y vamos que si lo hizo. Corrimos a tope los últimos 600 metros y entramos en 51min 30 segundos!!!

La recta final estuvo muy bien, con muchos arcos y muy buen ambiente!!!!

Nos abrazamos y Wipi me dijo que estaba muerta. Le daba pena no haber bajado de 50 minutos pero entonces se dio cuenta de que habíamos hecho casi 11 km... y le cambió la cara.

El avituallamiento de meta estaba bastante bien. A Wipi no le entraba el líquido pero yo sí me puse tibio de isotónico. Entonces nos fuimos andando hasta el coche que habíamos aparcado en el quinto pino... y pero entonces le dije "no has mirado la clasifición?"... La convencí para volver a verlo con la única intención de que bebiese algo de líquido y entonces se  enteró de que había quedado 3ª en la categoría de locales y en la de Veteranos  A Femenino!!!!  Y casi nos vamos al casa si mirarlo!!!

Así que acabamos con super buen sabor de boca y dos copas!!!


Me encanta ser liebre de Wipi. Me encanta compartir todos los momentos de la carrera con ella y ver  como se esfuerza para llegar a meta. Cuatro meses después de tener nuestro segundo hijo está más en forma que nunca y esto es admirable!!

Mis conclusiones personales de la carrera:
- La organización tiene muchos aspectos para mejorar: tráfico y aparcamientos, recorridos, salida escalonadas...
- Alicante es una de las mejores ciudades del mundo para hacer carreras y esto hay que aprovecharlo.
- Las carreras pueden ser un negocio, no tengo nada que objetar, pero tienen que estar centradas en los corredores y velar para que ellos se encuentren cómodos. Siempre he pensado que las carreras triunfan cuando tienen un club detrás no el concejal de turno; así que si Apolana sigue haciéndose cargo de esta carrera creo que irá mejorando.

Os dejo un vídeo de la carrera

sábado, 6 de mayo de 2017

Via Verde del Maigmó 2017

Cinco años después volví a la Media Maratón de las Vías Verdes del Maigmó. Tenía muy buen recuerdo de esta carrera pero por diferentes motivos no había podido volver y sigue siendo una carrera chulísima con un ambiente buenísimo. Pero, además, este año he tenido la suerte de acompañar a mi mujer que volvía a correr a los tres de dar a luz a nuestro segundo hijo, así que la carrera tenía todos los ingredientes para convertirse en fantástica y así fue!.

Esta vez teníamos un elemento “extra” en la preparación de la carrera así que nos despertamos a las 7 de la mañana para desayunar y preparar nuestras cosas pronto para luego despertar a los peques, vestirles, darles un biberón, dejarlos en casa de la abuela Marisa y estar en Agost antes de las 9:15.

Conseguimos llegar con tiempo de sobra y coger los dorsales. Este año nos dieron una camiseta conmemorativa que no está mal; hace 5 años no daban nada. El ambiente era muy casero y con ese ambientillo de las carreras de pueblo en el que sientes que todo el mundo está implicado. De hecho encontramos sitio para aparcar porque una señora nos dijo que nos metiésemos por sitio en el que se podía aparcar. Además empezamos a encontrarnos con amigos habituales de las carreras y nos sentimos “como en casa”.

De ahí a los autobuses que nos llevaron hasta lo alto del puerto del Maigmó. Recordaba el trayecto en autobús algo más corto porque fueron casi 25 minutos. Pero bueno, llegamos a la salida y en seguida nos avisaron de que iban a dar la salida. Se guardó un minuto de silencio por un corredor pero no pude enterarme de quien era. Estas cosas me emocionan y he de deciros que se mantuvo un silencio muy emotivo.




Y pam! Salida!!

Mi objetivo era acompañar a Wipi para acabar sin más. Ella había vuelto a correr en las últimas 3 semanas y había hecho un par de test para ver que ritmos podía llevar así que, más o menos, sabía el ritmo que debíamos llevar para acabar. Salimos con calma pero sin pausa buscando nuestro ritmito.

Desde el principio empezamos a adelantar a grupos de corredores y poco a poco fuimos encontrando nuestro ritmo estable. En los primeros 10 km había un brisa de aire fresco que hacía que la temperatura fuese ideal para correr; además, en esos kms se pasan la mayor parte de túneles y dentro se notaba un fresco super agradable. Pasamos los 2 primeros avituallamientos y nos encontrábamos muy bien.




A partir del km 10 la carrera es por terreno más abierto y el sol ya empezaba a pegar de lo lindo. Empezamos a adelantar a los que estaban haciendo el mismo recorrido pero andando.

Llegamos al avituallamiento del km 15 muy animados. Ya sabíamos que quedaba poco pero, también, que quedaba lo más duro. Desde la salida habíamos ido todo el rato cuesta abajo y partir de ahí todo iba a ser llano hasta el km 20 en el que empieza la subida. Seguimos adelantando a gente y empiezo a tener la sensación de que sobretodo adelantamos a chicas. Vemos Agost a nuestra izquierda y las fábricas de cerámica pero la vía verde sigue parece que no hacemos más alejarnos de la meta.



En el km 20 hay un último avituallamiento, un giro a la izquierda de casi 180 grados y empieza el asfalto para dirigirnos hacia Agost. Empiezan las cuestas y nos cambian las caras. Ya le había dicho a Wipi que este tramo era el peor …

Seguimos adelantando a gente pero sobretodo porque van andando. Llegamos a la carretera general y un voluntario nos dice que solo queda un kilómetro. Por primera vez me pongo delante de Wipi y le digo que me siga. Había ido todo el rato a su lado tratando de animarla y hacerle compañía pero ahora lo que nos hace falta es acabar. Seguimos adelantando a gente y entramos en Agost.

Ahí está la sorpresa final porque las tres cuestas de Agost las recordaba tremendas. Pero ya queda muy poco, muy muy poco. Adelantamos a dos chicas más y nos quedamos solos en las dos últimas cuestas. Ya no vemos a nadie por delante y Wipi empieza a apretar.

Último giro a la derecha…. Y el arco de meta. Wipi sale despedida y casi no puedo seguirla!!! Levantamos los brazos y chillamos de alegría… estamos en meta!!!


El 11 de Enero nació nuestro segundo hijo y poco más de tres de meses después estamos abrazados tras el arco de meta de una media maratón. Que felicidad!! Hacer lo que gusta y con la persona que quieres, no puedo pedir más.

En la meta está mi amigo Alex que había llegado el 40 de la general y en seguida nos dice que Wipi debe ser de las primeras chicas; el había llegado antes que la primera y no había visto a casi ninguna cruzar la meta. Wipi se parte de risa y dice que es imposible pero yo si que era consciente de que no habíamos hecho más que adelantar chicas. Salen las primeras clasificaciones y Wipi está en el 6º puesto y la 5ª en su categoría… pero resulta que hay personas mal inscritas. Nos entra la risa y yo ya me imagino a mi mujer en el podio. Pero tras corregir los cambios nos dicen que ha quedado 4ª en su categoría.

Aún así estamos super contentos con la sensación de haber hecho una buena carrera y haber disfrutado a tope. Yo me comí unos 10 trozos de las cocas que había en la meta porque estaban buenísimos!!!

Enhorabuena a 15 Cumbres y al Ayuntamiento de Agost por la organización. Esta carrera está muy bien y es muy recomendable. Creo que con tan solo 13 ediciones se ha convertido en una de las carreras obligatorias del calendario. Y, además, es gratis!!!


-->

jueves, 27 de abril de 2017

Mi visión de Orihuela 113

Un triatlón de media distancia (o un medio Ironman) no es moco de pavo.
Me hacía mucha ilusión participar por cuarto año consecutivo en el triatlón de Arenales pero el concejal de deportes de Elche, el ahora famoso Sr. Pareja, no concedió el permiso a la organización y la prueba se trasladó a Orihuela. Si amigos, Orihuela. Uno se imagina un triatlón alicantino en un lugar de playa ya que vivimos rodeados de mar. Pero no, la organización pensó en Orihuela que, además, celebraba el 75 aniversario de la muerte de Miguel Hernández.

Este año no me había plantado ningún objetivo y tras el nacimiento de nuestro segundo hijo no había cogido la bici más que dos veces. De hecho, llegué a plantearme hacer Arenales entrenando solo en el rodillo pero en seguida me di cuenta de que eso era un suicidio. Aún así solo salí dos veces... pero fue realmente porque me apetecía más quedarme en casa y desayunar con la familia. He entrenado casi siempre mientras todo el mundo duerme y me he estado despertando casi todos los días a las 5:30 am para entrenar o trabajar sin que nadie se de cuenta...

Pero el circuito de bici de Orihuela 113 fue muy diferente al de Arenales ya que tenía unos 1200 metros de desnivel y eso no me iba a ir bien. Había conseguido coger un poco de forma en la natación y me encontraba fuerte corriendo pero en la bici... en la bici no estaba bien y lo sabía.

Pero ya me había organizado las guardias y la familia para el 23 de Abril así que decidí participar.
De entrada, nos tuvimos que quedar a dormir en Orihuela para no pegarnos el madrugón del siglo. Así que el sábado dejamos las bicis en la Playa de la Glea, cerca de Torrevieja, y nos fuimos a dormir a Orihuela.



Dormimos en la Residencia Universitaria Miguel Hernández. La verdad es que nos trataron de maravilla y por dos duros, pero ya no estamos para dormir en literas y con cuarto de baño en el pasillo... pero moral no nos falta!!

Y al día siguiente a las 5 am despertador.
Super buen desayuno en la residencia y al autobús. Allí se monta un buen pollo porque había que haberse inscrito para tener acceso al autobús pero las listas no estaban actualizadas, no se veía a penas y el tiempo iba pasando.... total que al final nos dejaron entrar a todos y nos llevaron a la playa.

Cuarenta minutos de autobús.... totalmente de noche.
Llegamos a la playa. Repasamos las cosas, la bici, dejamos todo preparado.... y otra vez autobús para ir a Cabo Roig. Esta vez solo 5 minutos... pero total que nos plantamos unas 2 horas después de desayunar en la arena.
Esta se la única foto en la que me he encontrado de toda la prueba:


Y entonces, el retraso habitual ... que si la guardia civil, que si no se que, que si no se cual....
Total, como media hora ahí esperando. Yo me metí varias veces en el agua y tenía la sensación de estar cogiendo más frío en la arena que dentro del agua.

Y por fin dan la salida!!
Salgo sin prisa y voy buscando mi hueco para nadar. No me cuesta mucho encontrarlo y en seguida empiezo a nadar cómodo. Noto que no voy tan rápido como otras veces pero si que llevo un ritmo decente. Tenía claro que debía ser conservador en toda la prueba para no llegar hasta la meta.

En medio me perdí un poco y durante un buen rato tuve que volver hacia la línea de la prueba porque me había separado mucho. Pero vamos, me puse de pie en la arena con buenas sensaciones. Miré el reloj y marcaba 40 minutos.

Empecé a correr y me noté bastante mareado. Se me cayó el gorro y al agacharme a cogerlo sí que noté un buen mareo.
Llegué a la T1 y al intentar sacar una pierna del neopreno me caí al suelo. Así que pensé: "calma tío... calma". Me quité el neopreno en el suelo, me puse el mallot, el casco y las gafas. Miré que no se hubieran caído las barritas ni los geles y salí.

Empecé a pedalear y me encontré bien.
Sabía que los primeros 30 km eran los que tenían más desnivel así que me lo tomé con calma. Me vi bien y empecé a comer y beber a los 20 minutos. En una de la bajadas fuertes vi una ambulancia y varios coches de policia que estaban recogiendo alguien que se había pegado una buena piña... y también vi a varias personas que habían pinchado.

Llegamos a Torremendo y me llegan todos los recuerdos del Duatlón de Orihuela de 2014. Sé que hay varios repechos pero también buenas rectas para rodar. Llego al pantano y me cruzo con muchos ciclistas. No me gustan mucho las sensaciones que tengo pero no voy tan mal.

Entonces llega la subida donde se separa el circuito largo del de la distancia olímpica y pienso "¿y si sigo recto y hago solo 40 km de bici...?" Llevaba meses bromeando con que me iba a pasar a la distancia de triatlón olímpico pero ese no iba a ser el día.

Me encanta esta foto en la que sale mi amiguete  Alex Cortés:


Desde ahí empecé a encontrarme mal.
En uno de los cruces veo a Pablo Ballester y le digo "vaya petada llevo tío".
Vuelvo a dar la vuelta en Torremendo. En el avituallamiento está Jose Manuel Ródenas que me anima a chillido limpio. Le doy las gracias pero le dijo "dame el bidón, desgracio, que estoy hecho mierdas..." Jajajaja fue así.... me encanta el espíritu de los voluntarios y siempre intento darles las gracias y saludarles... y si son amiguetes pues mucho más!!!

Pero desde ahí empezó mi calvario.
No podía empujar más la bici.
Me ardían los cuádriceps en cada subida, por pequeña que fuera, y en los llanos no cogía nada de ritmo. Doy toda la vuelta al pantano y noto que voy más solo que la una.... Hago el giro del pantano y Juan Serrano me dice "macho pensaba que tu eras un pro"... "te equivocaste conmingo Juan..." fue mi respuesta.

Hago la última subida y veo al voluntario que está dando las indicaciones. Me acuerdo que le dije "macho que me comen las águilas hoy!" y nos reímos los dos. Desde ahí 10 km casi todo del bajada.

Llego a la T2 y me lo tomo con calma.
3h:26 minutos.... vaya desastre!
En la carpa estaba Joserra dando ánimo. Le digo que estoy frito y salgo a correr. Me encuentro bien. Hago los 2 primeros kilómetros fuerte para activar las piernas.

Veo a mucha gente. El recorrido me parece muy chulo.

Y en la segunda vuelta noto que no puedo empujar más.
Siento que peso 200 kg.
Voy bien de pulso y respiración pero las piernas me pesan horrores.

En el km 8 abandono psicológicamente. No puedo ni quiero empujar.
Sé que puedo seguir corriendo pero muy lejos del ritmo que yo quería.
Y no quiero andar porque pienso que me encontraré igual de mal.

Me cruzo con Jorge y con Mejías y nos damos ánimo.
Adelanto a algunos conocidos pero ellos ya están en la última vuelta y a mi me quedan dos...

Sigo.
Voy lento y pesado.
Empiezo a quedarme solo en muchas partes del recorrido.
La sensación es muy desalentadora.
Empiezo la última vuelta y voy más solo que la una. Recuerdo adelantar a un tío con muy buena pinta que llevaba una equipación de Las Rozas. Traté de darle ánimo y me dijo que estaba deshidratado y sufriendo mucho por el calor.... le dije que yo estaba parecido pero que yo era de allí y debería estar más preparado. Le di las gracias por haber venido a nuestra tierra y le fui dejando detrás.

Me quedan 5 km.
Ya casi no hay gente corriendo.
Le doy las gracias a varias voluntarias que están en los cruces.

Y llego a la última plaza.
Estoy muerto pero estoy a punto de acabar.
Cruzo la meta y no hay ni speaker ni casi nadie animando.
Sí que está Ximo que me un abrazo y la enhorabuena por acabar.

Meta.
Siento una enorme sensación de fracaso y decepción.
6h:05min.
Busco algo de beber. No me entra nada de comer. Solo consigo beber coca-cola....

Me siento en una silla a la sombra y sigo bebiendo.
Veo entrar en meta a Mejías y nos abrazamos.
Veo a Franklin, Felix y Alex fuera del recinto me voy con ellos a esperar a Jorge que llega hecho migas pero sonriente y feliz. Así da gusto.

Fuimos 6 y los 6 acabamos. Eso lo compensa todo:



Aprendí mucho en Orihuela 113.
Los triatlones se entran con mucha bici y solo con rodillo no se pueden hacer decentemente.
Me alegré mucho por los amigos que habían entrenado bien y acabaron tan bien.
Yo acabé como me merecía.

Yo compito contra mi mismo. Esto es lo que me gusta de correr y del triatlón. No es como el Judo en el que tienes que ganar al rival; en las carreras me veo yo solo luchando por lo que yo busco. Eso es lo que me mantiene tan enganchado a correr y las carreras. Este año había entrenado mucho menos que otros pero me esperaba mucho más. Pero el resultado fue el que fue, para cambiarlo solo se puede volver el año que viene.

Aunque también pienso que Orihuela 113 no es mi prueba. Si tengo que invertir un fin de semana fuera de casa preferiría irme a Mallorca, Peñíscola o Sevilla que me parecen más atractivos.

Y ahora a recuperarse y seguir.
Ya tengo claro mi calendario para este 2017 y lo contaré próximamente.

Eso sí, adiós Orihuela 113, hola Travesía Tabarca 2017: